#1 en Hackea por una Causa

La tecnología puede ser la mejor herramienta para ayudar a las organizaciones sin fines de lucro a encontrar voluntarios, tener mayor visibilidad en la comunidad y difundir su trabajo.

Con esto en mente, más de 100 hackers, programadores, diseñadores, expertos en tecnología y estudiantes, participaron de Hackea por una Causa. Este es el único hackathon en Puerto Rico dedicado al desarrollo de tecnologías para ayudar a las organizaciones sin fines de lucro y a las comunidades en desventaja.

La meta: 24 horas para desarrollar un prototipo tecnológico que ayude a resolver desafíos como el reclutamiento, conversión y seguimiento de voluntarios, la visibilidad en la comunidad y la recaudación de fondos. Las organizaciones se dividieron en equipos y crearon 10 soluciones, de las cuales tres recibieron premios que permitirán completar un producto final.

Las aplicaciones ganadoras fueron evaluadas por su dificultad técnica, aplicabilidad, funcionalidad e innovación.

El ganador del primer lugar fue Brigaid, una aplicación tipo mercado virtual que conecta a los voluntarios con instituciones que buscan personas con talentos particulares.

El equipo ganador recibió $3,000, un contrato de servicios profesionales de $12,500 con nosotros en la Fundación Banco Popular, asesoramiento profesional y acceso a un espacio de coworking en la Comunidad de Colaboración e Innovación Social (CCIOS) en nuestra sede en Hato Rey.

“Los resultados finales superaron nuestras expectativas. Son muestra del talento joven que tenemos en la Isla, que está dispuesto a colaborar con buenas causas. Demostramos que cuando se reúnen personas y se comparten conocimientos y experiencias, se pueden resolver muchos problemas en solo 24 horas. Creo que eso es una metáfora de los desafíos a los que se enfrenta Puerto Rico”, dijo Jorge Besú, productor de Hackea por una Causa.

Solución con impacto real

“Fue muy interesante para nuestro equipo usar la tecnología para resolver un problema real. La idea principal de Brigaid surgió de nuestras experiencias de voluntariado. En el pasado nos habíamos comunicado con organizaciones sin fines de lucro para ofrecer nuestro trabajo voluntario, pero ya tenían la ayuda”, detalló John Anderson, programador de Brigaid, quien participó en el hackathon con su esposa Jessica, también experta en codificación.

El equipo de desarrollo incluye también a Josué Cardona y a Marlyn Martínez, diseñadores gráficos con su propio estudio de diseño. Conocieron a John y a Jessica durante el mismo evento.

“Somos diseñadores, no programadores, y esta es nuestra primera vez en un evento como este. No sabíamos qué esperar. La experiencia fue increíble. Queríamos unir los conceptos de diseño con una solución concreta que se pudiera aplicar para hacer bien social”, agregó Marlyn.

“Hemos desafiado a todos los participantes del hackathon a usar su talento para darle un impulso a las organizaciones sin fines de lucro y a los líderes de la comunidad. Vemos a los participantes de Hackea por una Causa como embajadores tecnológicos para hacer cambio social”, explicó por su parte Beatriz Polhamus, directora ejecutiva de nuestra fundación.

El año pasado, el prototipo ganador del primer Hackea por una Causa fue Connect Relief, una aplicación que facilita la coordinación de ayuda y recursos luego de un desastre. Más de 4,000 organizaciones y agencias públicas utilizaron esta solución después del paso del huracán María por Puerto Rico.