Agua limpia para Canóvanas, Loíza y San Juan

Agua 4

El acceso a agua limpia y segura para consumo humano ha sido un reto para muchas comunidades en Puerto Rico tras el paso del huracán María.

Las organizaciones Rayo de Luna, Harimau Conservation y Planet Water Foundation, con el apoyo de nosotros en la Fundación Banco Popular, instalaron torres purificadoras de agua en cinco escuelas:

  • Emilio Del Torro (San Juan)
  • Juanita García Peraza (San Juan)
  • Georgina Baquero (Canóvanas)
  • José Santos Quiñones (Canóvanas)
  • Celso González Villán (Loíza)

 

Las torres son purificadores gigantes que se llenan con agua de manantial y quebradas, sin usar electricidad. Pueden proveer agua hasta para 1,000 personas por día.

La crisis por el acceso a agua limpia afecta a todo el mundo, provocando que en algunos países se tengan que construir pozos para obtener el líquido. En otros lugares, el agua puede estar contaminada, causando enfermedades e, incluso, hasta la muerte cuando se consume. Este panorama es lo que motiva a Planet Water Foundation a llevar por el mundo sus torres purificadoras de agua.

La iniciativa, en Puerto Rico, fue parte de Proyecto 24 de la organización Planet Water Foundation que se llevó a cabo durante el Día Mundial del Agua, el pasado 22 de marzo. Además de Puerto Rico, actividades similares se realizaron en  Indonesia, Camboya, India y Filipinas. En total, se instalaron 24 torres de agua, en 24 horas en 24 comunidades.

“Queremos ayudar a que las comunidades tengan herramientas para que logren la autogestión. Lo ideal es que las escuelas se conviertan en centros comunitarios, con los recursos necesarios para que los residentes puedan enfrentar la crisis ayudándose entre sí”, comentó Glenisse Pagán, cofundadora de Harimau Conservation.

 

Hablan los líderes y residentes de comunidades

“Este es un proyecto importante porque concienciamos a nuestros niños sobre el buen uso del agua” dijo Lucy Cruz, presidenta de G-8, Inc., organización que reúne al liderato de ocho comunidades aledañas al Caño Martín Peña.

Por su parte, Mario Núñez, integrante de la organización y residente en Las Monjas, sostuvo que este proyecto ayudará a que las comunidades estén más resilientes ante la vulnerabilidad de los efectos catastróficos que provocan los huracanes.